YO NO PARTICIPO

El 21N, YO NO PARTICIPO

Venezuela es forzada a mostrar “normalidad”, un espejismo mágico para dar invisibilidad a los nadie, al país arrasado y saqueado que sufre día a día la destrucción del trabajo, hambre, enfermedades, delincuencia, desesperanza; ese país cuyas necesidades no importan al poder ni a sus “dirigentes”, ese país que carece de libertad para soñar, emprender y forjar sus propias vidas, ese país humillado e inanimado producto de la corrupción y el saqueo a escalas inimaginables que ha asesinado y dispersado por el mundo todo un pueblo.

Esa elite corrupta que saquea y asesina a los venezolanos conforma una organización criminal, narcotraficante y terrorista, su naturaleza definida sin dudas por la justicia de paises, donde, con ocasión de debates sobre la extradición de nacionales perseguidos como autores de lavado de activos, narcotráfico y/o tráfico de armas, se han confrontado argumentos políticos y argumentos criminales, la balanza se ha inclinado ante el peso criminal, como ocurrió en el caso de Alex Saab; la enfermera de Chávez, el “pollo” Carvajal, o en el de los sobrinos de la primera combatiente y el usurpador.

El poder que ha secuestrado al país se esfuerza para obtener legitimidad y acallar las voces que en la comunidad internacional los señalan, quieren desviar la mirada del mundo para impedir a la Corte Penal Internacional actuar e impartir justicia, en cumplimiento de esa estrategia han fabricado un festival electoral para abrumar los sentidos, mostrar variedad y repartir la torta, sin perder el control de la cuerda, ni del palo de la piñata, el cuchillo y/o platos de la torta.

La realidad antes expuesta abre un dilema a los venezolanos, por un lado, el asumir una posición en defensa de la justicia y dignidad de los nadie que permita visibilizar su humillación y lucha; por el otro, defender la impunidad y cultura criminal que pretende imponer el usurpador con ese proceso electoral el 21N, la posición ante este dilema que asuma cada venezolano, no solo definirá su condición moral, también definirá el futuro cultural del país.

Aquellos que opten por no participar de la farsa electoral estarán elevando su voz al mundo, emitiendo un mensaje de resistencia y lucha por dignidad y justicia, su silencio será un grito de esperanza en defensa del ser venezolano, de la honestidad y necesidad de rescatar un país con valores en procura de la libertad y el bien común; por el otro lado, aquellos que participan del festín electoral, ante la notoriedad de la naturaleza criminal del régimen y del padecimiento de la nación venezolana, se hacen cómplices de esta organización criminal, favoreciendo el despotismo, la violencia, la destrucción de la república y la continuidad de un sistema donde la movilidad social y el bien común no deviene del mérito individual en el esfuerzo que representa su educación, talento, voluntad y trabajo;  más si en la complicidad, pertenencia, silencio y sumisión ante el régimen.

Cada hombre y mujer venezolana debe elegir en su libertad interior ante el dilema real que esta farsa electoral representa, yo no me prestaré a garantizar la impunidad de la organización criminal, no ayudaré a más humillación del pueblo ni a profundizar su dispersión por el mundo: YO NO PARTICIPO, el 21N elevaré mi voz junto a millones de venezolanos para gritar con mi silencio y las urnas vacías BASTA YA, es necesaria la Rebelión de los Nadie, avancemos, exprésate tú también… usa las redes

Peter Paez Monzón

Contenido

Psicología y Salud

Arte y Poesía

Nunca-más

De-interés

Cocina

Vídeos


emigreat, Octubre 2021

Total visitantes:
7250

Total vistas de página:
24832

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *