El Cartel sigue dejando ver sus mandos

El Cartel sigue dejando ver sus mandos

Un nuevo año llega con muchas noticias que reflejan tensiones en distintos lugares del mundo, unos y otros silencian y dan invisibilidad a la crisis de Venezuela, sin embargo, otros hechos obligan al mundo a mirar a Venezuela, estos hechos en su conjunto no solo describen y dibujan con detalle y profundidad la catástrofe venezolana, también pueden servir de semilla para comprender al mundo actual.

En este año de gracia cada día ha mostrado al mundo la existencia de un estado fallido en Venezuela que ha entregado su territorio a organizaciones criminales internacionales, sean estas terroristas, narcotráfico, tráfico de armas, trata de blanca, de contrabando de minerales preciosos, tecnológicos o estratégicos, e incluso entregando al país como peón para el uso de objetivos geopolíticos de paises extraños que comprometen América Latina en el juego bélico que se desarrolla en el mundo.

En este contexto llegó en Venezuela el 9 de enero desde Barinas, de inmediato ilusos y cómplices creyeron vivir en democracia, ayudando de esta forma a ocultar la verdad del venezolano y corrieron al revocatorio, otro grupo planteó la vía de un proceso electoral en 2024 con garantías, reforzando sus críticas y descalificaciones para con aquellos que piensan en la necesidad de organización y rebelión ya, hoy los hechos se han encargado en mostrarles su engaño, tanto a nacionales como a intelectuales y políticos extranjeros cuyos intereses y miedos les llevan a aceptar el statu quo y rendir pleitesía a la dictadura con ánimo de abrir espacios de convivencia.

En ese estado de euforia se hizo notoria la guerra en Apure entre facciones terroristas por el control de las rutas de armas, narcotráfico, minerales estratégicos, y de la trata de blanca, una de esas facciones con la colaboración de las fuerzas pretorianas del régimen. Y de manera coordinada estalla otro conflicto entre terroristas y traficantes de oro, piedras preciosas y minerales estratégicos por el control de la ruta fluvial que complementa las rutas de Apure, esa que da acceso o salida al Mar Caribe y océano Atlántico. Es una torta repartida.

También escuchamos noticias sobre la muerte de una niña venezolana atravesando el Rio Bravo para ingresar a los EEUU, desgracia acompañada  por el establecimiento de una visa “contra” los venezolanos para su ingreso a México, visa establecida en 2500 $ USD que discriminan entre mafias y hombres dignos, asume de esta manera México una posición sumisa al falso discurso de Biden, mostrando también su complicidad con el régimen de Maduro, logrando así estar bien con Dios y  con el Diablo; y despertar otro día con la noticia de una nueva embarcación que zozobra en el Mar Caribe llena de venezolanos en búsqueda de futuro; no son sucesos aislados, las redes nos cuentan además de violaciones y asesinatos que describen la tragedia de más venezolanos que huyen buscando futuro por las Selvas de Darién; a su lado la prensa nos habla de una Venezuela pujante llena de Bodegones, de luces y fiestas, Son dos Venezuela, una sola tragedia.

2022 deja colar más eventos que hacen notorio la necesidad de análisis, pero exige aceptar la verdad para poder diseñar una estrategia de lucha que dé al traste con la dictadura, así mientras el régimen y sus cómplices, políticos y  empresarios entre ellos, hablan de empuje y normalidad anunciando ferias, pan y circo para ocultar la realidad, el régimen da una cachetada al rostro de los incautos del revocatorio, deja ver sin duda alguna que el CNE es una oficina más de la dictadura, y que Barinas no es Venezuela, incluso amenazando con crear una nueva lista a perseguir y discriminar venezolanos, que hace de su promotor publico parte de la cadena de mando responsable de la violación de los derechos humanos  y genocidio de los venezolanos, Diosdado Cabello salió del closet obligado por la derrota sufrida en Barinas para mostrarse como uno de los jefes.  Vivimos en Dictadura que no saldrá con votos.

 Pero, el giro de la vida no se detiene, muestra al mundo lo grotesco de la crisis humanitaria que obliga la diáspora para que hijos y/o  nietos tengan esperanza de vida futura con dignidad, Venezuela vive una crisis humanitaria que nuestra diáspora no pueden solventar, pues lo que ocurre y se vive esta más allá de lo inimaginable, es degradación, aislamiento, soledad y lucha entre ingresar a una mafia o resistir en dignidad, una lucha que golpea la psiquis, que pone en riego en cada momento las salud mental, y los principios que han sostenido la vida de los venezolanos, principios que sabemos deben estar presentes en la Venezuela que surja al derrocar la dictadura, es la lucha entre quienes pretenden gozar de placeres materiales como el sentido de la vida, ganados en la complicidad de mafias sobre la vida de hombres desechables, aquellos que resisten, por una parte y por otra, quienes trascienden para dar el sentido a la vida desde la dignidad, la familia, la propiedad, el trabajo y la solidaridad, lucha que evidencia desde la ciudad de Mérida, Venezuela, la desgracia vivida por el Profesor Universitario Dr. Pedro Salinas  y su esposa Ysbelia Hernández, que antes nos mostraron Franklin Brito, Oscar Pérez, y  cientos de jóvenes asesinados, o los miles de lesionados y torturados por protestar, así como innumerables presos políticos, civiles o militares,  todo lo hace evidente.

Todos estamos llamados a decir BASTA YA, cada emigrante puede hacer diferencia posteando una vez cada día en sus redes que Venezuela vive una dictadura para que el mundo y los paises no olviden, para fortalecer el trabajo de la Corte Penal Internacional y quitar la careta a la mafia del Foro de Sao Paulo. Así lloverá sin escampar.

@PeterPaezMonzon

Contenido


Psicología

Arte y Poesía

Historias

Nunca-más

De-interés

Cocina

Vídeos


emigreat, Enero 2022

Total visitantes:
7250

Total vistas de página:
24832

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *