La rumiación: cómo romper el bucle de pensamientos negativos

La rumiación: cómo romper el bucle de pensamientos negativos

SALOMÉ BOTANAPSICÓLOGA CLÍNICA Y MIEMBRO DE LA SECCIÓN DE PSICOLOGÍA Y SALUD DEL COLEXIO OFICIAL DE PSICOLOXÍA DE GALICIA

MABEL RODRÍGUEZ

Cada noche me desvelo, perdida en un laberinto de preocupaciones. Los pensamientos dan vueltas, repasando conversaciones y escenarios pasados. El reloj avanza, mientras me sumerjo en un laberinto de esas ideas. Mañana será otro día, pero mi cabeza no para, bloqueada por el eco de esas imágenes, atrapada en una espiral de rumiación constante.

La rumiación es un proceso mental común que puede afectar a cualquiera en algún momento de la vida. Se refiere a la tendencia de una persona a quedarse atrapada en pensamientos repetitivos y negativos. Suelen ser intrusivos y difíciles de controlar, lo que puede llevar a un ciclo de preocupación constante y malestar emocional. Es como si nuestra mente se quedara atrapada en un bucle, repitiendo una y otra vez los mismos pensamientos negativos.

La rumiación puede surgir por diversas razones. En muchos casos, es una forma de intentar resolver problemas. Sin embargo, este intento a menudo resulta contraproducente, ya que tiende a centrarse en los aspectos negativos de la situación, aumentando así la angustia y el malestar emocional.

Las personas que rumian de manera habitual suelen tener dificultades para dejar de lado los pensamientos negativos y pueden experimentar una sensación de falta de control sobre su mente, ya que no permite concentrarse en soluciones prácticas. Por esta razón, es importante abordar la rumiación desde la intervención psicológica.

Existen estrategias efectivas para afrontar la rumiación y reducir su impacto en nuestras vidas. Cuestionar los pensamientos negativos y catastrofistas es una de las herramientas más utilizadas en este sentido.

Otra estrategia efectiva es la atención plena o mindfulness, que consiste en prestar atención deliberada al momento presente, sin juzgar los pensamientos o emociones que surgen.

La terapia de aceptación y compromiso también puede ser beneficiosa, ya que se centra en aceptar los pensamientos y emociones sin luchar contra ellos, manteniendo el compromiso con acciones que sean coherentes con los valores personales.

En resumen, abordar la rumiación requiere práctica y paciencia. No se trata de eliminar por completo los pensamientos negativos, sino de aprender a manejarlos de manera más efectiva. Reconocer los pensamientos y acogerlos, nos permite encontrar paz mental y tomar decisiones con claridad. Con el apoyo adecuado, es posible cultivar una mentalidad más saludable y equilibrada.

Total visitantes:
21809

Total vistas de página:
46458

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *