ERRORES DE LA EMIGRACIÓN VENEZOLANA

ERRORES DE LA EMIGRACIÓN VENEZOLANA

Arturo G. Mengual

Después de haber escrito las Reglas de Oro (1 y 2) para la emigración venezolana, como un aporte para la nueva generación y otra de venezolanos no tan jóvenes, para lograr a una emigración exitosa, que están allende a los mares y a las montañas, me propuse a escribir, este artículo como parte de observaciones vivenciales en los últimos 10 años en España, sin llegar a concusiones finales.

Como primer error, nos encontramos, con: El no concebir la emigración como un fenómeno social colectivo. Es decir, no tener una conducta proactiva solidaria, interdependiente, de agregación de valor, en lo individual y colectivo. (Léase, Como lo hicieron los emigrantes europeos en Venezuela como por ejemplo en el Central Marídense, la Hermandad Gallega, el Centro Ítalo en Caracas y otras regiones del país).


En tener la capacidad de reconocer en el otro, sus virtudes, sus fortalezas, sus éxitos, sus logros y hacer sinergia emigratoria < GANAR GANAR. Dejar de tener ese modelo mental expresado, en la copla llanera.
” Encima de mi caballo… Yo y encima de Yo…. Mi sombrero”

Como segundo error; tenemos la VIVEZA CRIOLLA, una situación que a veces ocurre, muy criticada por un amplio sector de la población emigrante venezolana (los justos, pagan por los pecadores) que se ve expresada por conductas ‘disfuncionales’ nada claras y trasparentes, una situación que a veces raya en lo no ético. Ejemplos hay variados y diversos donde algunos rayan, en la generación de la desconfianza, aprovechamiento de los recursos del otro, el no honrar los compromisos y la palabra, dar información “equivocada” al emigrante sea escrita o verbal necesitada de ella

El tercero, tal vez por el desconocimiento o no tener un «baquiano» de la ciudad/región, no se aprovecha la riqueza cultural, la oportunidad de tener vivencias sobre las costumbres, las tradiciones, los ritos, de aquellos pueblos, ciudades que invita a callejear, como un oriundo del lugar, aprendiendo, sintiendo, participando para su crecimiento personal, y socia del emigrante.

Y el cuarto, se observa en algunos casos, la poca participación individual y colectiva en la sociedad española que nos recibe, entendiéndose como participar en la red social, cultural, religiosa y hasta política, en donde nos encontramos insertados como personas sociales y válidas en la sociedad española.

El quinto “error”, es mantener algunos modelos mentales «disfuncionales’ que no ayudan para tener una emigración efectiva y eficaz tales como:

  1. Visión cortoplacista.: “cómo va viniendo, vamos viendo”. Lo más lejos es el domingo
  2. . Conducta alta externalidad: Yo ni fui, yo no asumo, que lo asuma el otro
  3. Requerir más derechos que cumplir con los deberes.
  4. Orientarse a ser más optimista que realista.
  5. Planificar, organizar y prever no está en el ADN en algunos emigrantes

Arturo G. Mengual
@arturogmengual
Madrid 8 de abril de 2021

Total visitantes:
8194

Total vistas de página:
26048

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *