Receta fácil y tradicional de cochinillo al horno jugoso y con la piel bien crujiente

Receta fácil y tradicional de cochinillo al horno jugoso y con la piel bien crujiente

Hoy vamos a preparar la receta de cochinillo al horno, jugoso por dentro y con la piel bien crujiente, con una receta adaptada a los hornos domésticos ya que la tradición castellana para hacer el cochinillo es asarlo utilizando un horno de leña.

Una de las formas en que más me gusta para cocinar este ingrediente es la receta de cuchifrito, porque su doble textura crujiente en el exterior y casi mantecoso en el interior, me parece deliciosa. Algo similar vamos a conseguir si hacemos esta receta.

Aunque en casa no podamos tener el efecto de leña del cochinillo al horno de Cándido, podemos imitar la receta —incluso con o sin ventilador—, pero sí es cierto que un horno de vapor nos ayudará bastante en la elaboración.

Luego solo es cuestión de perfeccionar nuestra técnica o de prescindir de ciertos ingredientes, como si queremos hacer un cochinillo al horno sin manteca o, para aprovechar la guarnición, surtir al cochinillo con patatas.

Ingredientes


Para 6 personas:
  • Cochinillo lechal de menos de 4 kg
  • Manteca de cerdo25 g
  • Agua
  • Sal y pimienta al gusto

Cómo hacer cochinillo al horno jugoso por dentro y con la piel bien crujiente

  • Dificultad: Fácil
  • Tiempo total2 h 30 m
  • Elaboración15 m
  • Cocción2 h 15 m

Pedimos al carnicero que nos elija un cochinillo lechal pequeño, a ser posible que no pase de 4 kg o no nos va a caber abierto en el horno. Si no nos cabe, podemos cortarle los dos jamones y asarlos en otra bandeja como tuve que hacer yo, si os fijáis en el collage.

Precalentamos el horno a 190ºC y mientras salpimentamos el cochinillo o lechón y lo untamos con la manteca de cerdo. Lo colocamos con las costillas hacia arriba sobre una bandeja de horno y lo horneamos 90 minutos a 190ºC con función vapor. Si no tenéis esa función en vuestro horno, podéis hornearlo sobre la rejilla y poner debajo una bandeja llena de agua y os quedará perfecto.

Tras los 90 minutos, damos la vuelta al cochinillo con cuidado y dejamos que se ase otros 30 o 40 minutos sin tocar la temperatura. Así se irá dorando muy despacio la piel y la grasa se fundirá manteniendo muy tierno nuestro asado. Finalmente, gratinamos durante 4 minutos para conseguir un dorado perfecto y una piel crujiente.

 

Con qué acompañar el cochinillo al horno

Esta receta de cochinillo al horno jugoso por dentro y con la piel crujiente se sirve en ocasiones con unas patatas a lo pobre, pero dado lo contundente que resulta el plato, yo lo suelo acompañar de unos cogollos de lechuga y unos gajos de tomate.

Total visitantes:
23089

Total vistas de página:
48457

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *