Trastorno de pánico: causas, síntomas y cómo evitarlo

Trastorno de pánico: causas, síntomas y cómo evitarlo

Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento, en cualquier lugar y sin previo aviso. La persona puede tener miedo de otra crisis y evitar los lugares en los que sufrió un ataque anteriormente. Entrevistamos a la Psic. Jessica Silvera para conocer todos los detalles de este padecimiento emocional.

Por @KeilaCaridad -Editora Psicovivir News

Quienes han sentido ataques de pánico generalmente llegan a sentir palpitaciones aceleradas, mareos y falta de aire. Al ser síntomas constantes, lo que se vive llega a ser verdaderamente aterrador.

Entrar en pánico se traduce en que una persona tiene ataques repetitivos de miedo intenso que, a su vez, pueden generar reacciones físicas en el cuerpo.

Para conocer más sobre este problema de salud mental, entrevistamos a la psicóloga Jessica Silvera, quien nos explica los pormenores de este trastorno de pánico o ansiedad que muchas personas suelen tener.

¿Qué es exactamente el trastorno de pánico?

El trastorno de pánico es un tipo de trastorno de ansiedad que causa sensaciones repentinas de terror sin un peligro aparente. La persona puede sentir como si estuviera perdiendo el control, incluso no se habla de un trastorno claramente dicho, sino de ataques de pánico que son la consecuencia de picos ansiosos no controlados, los cuales llevan a la persona a presentar y presenciar numerosos síntomas a nivel físico, cognitivo y emocional.

Estamos hablando de un trastorno de ansiedad que se caracteriza por la aparición de dos o más crisis de pánico. Las personas experimentan un terror repentino, sin causa aparente, que alcanza su máximo nivel durante los primeros 10 minutos.

Es muy común que, por la intensidad física del trastorno, las personas acudan a la consulta médica. Y esto es lo más recomendable.




La presencia de crisis de pánico no es suficiente para diagnosticar dicho trastorno, siendo necesario que la persona sufra ansiedad sobre el propio pánico: esto es, tener miedo de que ocurra la crisis, asociado a ideas catastróficas y cambios en la conducta para evitar volver a sufrirla.

¿Cuál es el origen del trastorno de pánico?

El trastorno de pánico a veces se da en las familias, pero nadie sabe con certeza por qué algunos miembros de la familia lo tienen y otros no. Mediante algunas investigaciones se ha descubierto que hay algunas partes del cerebro y ciertos procesos biológicos que juegan un papel clave en el miedo y la ansiedad.

Algunos investigadores piensan que las personas con trastorno de pánico malinterpretan sensaciones corporales inofensivas como amenazas. Al ir aprendiendo más acerca de cómo el cerebro y el cuerpo funciona en las personas con trastorno de pánico, es posible que los científicos logren descubrir mejores tratamientos.

La causa es desconocida, sin embargo, hay quienes apoyan que entre la predisposición está la genética, altos niveles de estrés, personas con carácter proclive a emociones negativas y sensibles al estrés.

Ese tipo de trastorno se da mayormente en las mujeres que en los hombres. Los síntomas por lo general comienzan antes de los 25 años de edad, pero pueden ocurrir hacia los 35 años. El trastorno de pánico también se puede presentar en niños, pero no suele diagnosticarse hasta que son mayores.

¿Cuál es el tratamiento o terapia idóneo para el trastorno de pánico?

Hay quienes apoyan una solución multidisciplinaria, uniendo dos ramas de la salud mental, hablamos entonces de la psicología y la psiquiatría. Es importante reconocer que no todos los casos se medican.

En este sentido es fundamental reconocer el alcance de la terapia psicológica, la cual ayuda a que el paciente trabaje en sus pensamientos y realice una reestructuración desde cómo percibe su ambiente para verse más funcional.

Hablemos sobre los síntomas del trastorno de pánico

La sintomatología de este tipo de padecimiento incluye:

  • Sensación de estar fuera de control o de miedo a la muerte o una fatalidad inminente durante un ataque de pánico.
  • Síntomas físicos como latido fuerte o rápido del corazón, sudor excesivo, escalofríos, temblores, problemas respiratorios, debilidad o mareos, hormigueo o entumecimiento de las manos, dolor en el pecho, dolor de estómago y náuseas.
  • Preocupación intensa acerca de cuándo ocurrirá el próximo ataque de pánico.
  • Miedo de ir a los lugares donde han tenido un ataque de pánico en el pasado.

Es importante que si sientes alguno de estos síntomas puedas poner la atención pertinente para tratarte. También recuerda que un solo síntoma no implica un diagnóstico.

Se sabe que el trastorno de pánico tiene dos variantes. ¿Cuáles son?

Efectivamente así es, cuando hablamos de este padecimiento debemos distinguir sus particularidades.

  • Trastorno de pánico sin agorafobia

En estos casos el paciente experimenta ataques de pánico de manera periódica o frecuente, los cuales llegan a interferir con su vida personal, pero sin que esto le suponga la imposibilidad de salir de su casa o afrontar su vida cotidiana.

Aunque el paciente frecuentemente anticipa la aparición de futuros ataques de pánico, ante lo que desarrolla un gran temor, no llega a desarrollar el trastorno de la agorafobia.

  • Trastorno de pánico con agorafobia

En determinadas ocasiones, las personas que padecen de trastornos de pánico generan con posterioridad un trastorno adicional, la agorafobia. Debido a que quienes sufren de ataques de pánico suelen sentir gran temor y anticipación ante la posibilidad de nuevos ataques, algunos de ellos terminan por evitar cualquier situación que pueda desencadenarlos.

Por ello, estas personas terminan por ser incapaces de salir de su casa; interpretan que este es el único entorno seguro en el cual es menos probable que sufran nuevos ataques.

Sea cual sea la variante que sufra la persona, el trastorno de pánico requiere ayuda profesional, para sanar la emocionalidad de la persona y que esta pueda integrarse personal, social y familiarmente a la vida, de una manera integral y funcional.

Total visitantes:
17781

Total vistas de página:
40407

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *