Ser periodista en Venezuela

Ser periodista en Venezuela

Por Luis Carlos Díaz, periodista venezolano que anteriormente figuraba en la lista de periodistas atacados de One Free Press Coalition
(Luis Carlos Díaz / Luis Carlos Díaz)

Ser periodista en Venezuela significa vivir la crisis humanitaria y migratoria más significativa del hemisferio, así como una contracción económica peor que la de Siria durante su guerra civil. Significa vivir con salarios mínimos de menos de un dólar al mes. Practicamos el periodismo en medio de la pobreza y las despedidas. La desaparición de la democracia significa silencio y censura para los medios de comunicación que siguen en funcionamiento. Informar en Venezuela significa no tener periódicos para publicar, porque el gobierno le ha negado a la prensa el acceso al papel de periódico, ni tener espacio en la televisión.

Retransmisiones para mostrar la realidad. Significa sitios web bloqueados y usuarios de Twitter encarcelados. Significa vivir en  una sociedad que en gran medida está  mal informada y  recibe mentiras de los funcionarios.

Ser periodista en Venezuela significa que sus colegas son acosados,  exiliados o detenidos. Significa ser torturado en un lugar clandestino debajo de un retrato de Hugo Chávez, o ser interrumpido en su estación de radio por transmisiones estatales oficiales mientras intenta trabajar. Significa pruebas interminables que permanecen eternamente abiertas para silenciar a los justos… Significa lidiar con una dictadura que miente, siempre miente y bloquea el acceso a información pública, presupuestos y estadísticas confiables. La máquina de propaganda persigue informes críticos e infringe el derecho a saber.

Reportan los medios verdad la búsqueda de datos no oficiales, que se recogen por ONG  dedica a la valiente resistencia. Significa entrevistar a personas aterrorizadas. Aquí, nos ocupamos de masacres, desplazamientos masivos, persecución política y otros métodos de terror de estado. 

Muchos colegas llevan heridas, especialmente psicológicas, de vivir amenazados por ser buenos en sus trabajos. Todavía hay reportajes de alta calidad que ganan premios internacionales, pero los periodistas se ven obligados a presenciar cómo los criminales que denuncian tienen asegurada la impunidad. Algunos han pagado sus informes con el exilio forzado, su libertad o sus vidas. Nada de esto es normal, aunque mi generación no conoce nada diferente .

Todo esto ocurre en el siglo XXI, en un mundo que no sabe qué hacer con Venezuela, porque entiende que anteriormente habíamos vivido décadas de democracia y prosperidad económica. Somos una prueba del daño que puede causar el populismo y de cómo las tiranías se apoderarán de los mecanismos de la diplomacia y la democracia y los utilizarán para romper las libertades civiles hasta que desaparezcan. Para eso están los periodistas venezolanos: contar estas historias.

Total visitantes:
8004

Total vistas de página:
25828

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *