MUERTE EN EL MAR CARIBE

MUERTE EN EL MAR CARIBE …

@PeterPaez

La muerte en el mar Caribe de 19 – 30 o más venezolanos refleja el drama de un país, impulsados por el hambre, la destrucción, la sinrazón, resistiendo ser esclavos de un régimen criminal, salieron en búsqueda de esperanza, futuro y libertad, chocaron con las barreras de una comunidad internacional cómplice de sus desgracias, de la corrupción que compra conciencias afuera y dentro de las fronteras, ganando oxígeno y tiempo para conservar el poder.

Saltaban a las olas bravías del Caribe en tiempos de una pantomima de consulta fraudulenta al pueblo, luego, regresados a sus olas en tiempos de otra consulta populista sin sentido, más allá de lo notorio ante el mundo ya, de la existencia de una dictadura criminal sin sustento popular, pues, notorio son los cadáveres andantes que expresan día a día en las calles su protesta por lo elemental para sobrevivir.

Estos compatriotas No Participaron de esas consultas, mostraban el sentir de la mayoría abrumadora de venezolanos que exige acción, que requiere líderes, organización y movimientos comprometidos con el futuro de una nación de hombres libres, más allá de la retórica y del maquiavélico juego de los liderazgos y la política electoral, el país muere, sus hombres buscan libertad.

Al chocar con las bravas olas del Caribe y ser arrojados al mar, sus cadáveres flotantes gritan verdades al mundo, hablan de la soledad y lucha de los hombres, del pueblo, de la corrupción maldita, de la hipocresía internacional, de la cobardía de las fuerzas armadas, de la sinrazón de las consultas, de la necesidad de acción para echar por tierra la estructura criminal que se ha apoderado del país, pero, nos grita a la cara a cada venezolano, que es hora de hacernos cargo del problema, de nuestro problema, de no esperar que la razón se haga presente en los falsos líderes, ni que la comunidad internacional reaccione, nos llama a pensar y comprender que la corrupción compra y gana silencios y omisión, que fabrica obras teatrales para quienes el hombre nada vale, el mundo poco a poca ha desplazado a Dios por dinero, poder, bienestar, placer, a ellos obedecen esos “lideres”, estos dan sus sentidos de vida, ante esos dioses, los demás hombres, el hombre de a pie es prescindible.

Escuchemos sus gritos, demos sentido real a nuestras vidas, tal vez nuestras vidas queden en las calles y, como hombres libres, partiremos así, al encuentro del Señor nuestro Dios, volvamos a él nuestros rostros para ganar voluntad de luchar y conquistar la libertad, para trascender, para devolver el valor al hombre, a la vida, para refundar un país desde el valor de cada hombre, donde todos seamos necesarios.

Honor a nuestros marinos del Caribe, sus gritos, miedos y angustias al partir sean la fuerza para revivir la lucha hasta alcanzar la libertad anhelada.

Elevemos nuestras oraciones por el alma de cada uno de estos héroes, hagamos silencio en respeto a su valentía y, perdamos el miedo, que se levante el país.

Total visitantes:
8082

Total vistas de página:
25915

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
1+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *