LA PRIMERA EXCURSION DE RICHARD.

LA PRIMERA EXCURSION DE RICHARD.

Cuento corto escrito por una bella niña de nueve años de edad, muestra su imaginación para volar alto con valentía, entrega, picardía y gracia…  hoy, después de sufrir la catástrofe generada por el socialismo en Venezuela, obliga a partir, como otros siete millones de venezolanos, ella en otras tierras sigue volando con su imaginación en busca de futuro… nosotros soñando que sigue de excursión …

Fotografía @PeterPaez

La Primera Excursión de Richard

Por Katiuska Paez.

Dedicatoria

Este cuento es dedicado a mi papá,
que le gusta mucho la excursión.

Richard es un niño que le gusta mucho la
Excursión. Su papa le ha prometido
que en vacaciones lo llevará a la laguna
Mucubají, todas las noches sueña
con ese día.

Un día Richard se fue al colegio, y en el
recreo, les contó a sus amigos su
primera excursión. Les dijo que una vez, él y
unos niños llamados Diego
y Javier se fueron de excursión a una laguna
llamada la Coromoto.

El camino era largo, para llegar a la laguna
tuvimos
que caminar 4 horas y media. Era un día
muy agitado, pero pudimos llegar.

Apenas llegamos instalamos las carpas y
Cenamos. Al terminar de cenar nos acostamos a dormir. De
repente se oyó un ruido muy extraño en la laguna:
grrrrr era un oso, Diego lo oyó y salió de la
carpa, al verlo, quedó espantado,
era del tamaño de los árboles y sus dientes
eran como colmillos. Inmediatamente Diego dijo, Javier,
Richard vengan, un oso.

Mientras Javier y yo salíamos, el oso se
Dirigía hacia Diego, yo saqué
la navaja y maltraté al oso abriéndole un
brazo, el oso voltio y tiró a Javier
contra la carpa.
Me agarró a mí, Diego gritó ¡no! y le dio al
oso con un
palo en la cabeza.

Al finalizar la pelea Diego, tiró al oso por un
Barranco y yo desperté a Javier.
Esta vez salimos victoriosos, pero aun no
sabíamos lo que nos esperaba
al día siguiente.

Nos acostamos con miedo, pero yo me ofrecí
para cuidar en la noche.

Al día siguiente dejamos el equipaje en la
laguna y decidimos caminar
hasta la laguna Verde. A las seis de la tarde
regresamos al punto de partida. Cual fue
nuestra sorpresa al encontrar a un
desconocido robándonos el equipo
de montaña. Diego y Javier se escondieron
detrás de unos árboles con
unos palos, y cuando Javier fue a pegarle,
Diego se cayó y el hombre voltio.
Los descubrió, pero yo salí a pegarle
¡qué, que pasó! que en el momento
justo mi mamá me despertó.

Total visitantes:
8004

Total vistas de página:
25828

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *