LA NAVIDAD MÁS ESPERADA

LA NAVIDAD MÁS ESPERADA

Autor/autores: Pedro Moreno Gea
Fecha Publicación: 30/10/2020
Área temática: Psicología general .
Editor de psiquiatria.com

Por su interés y aportación positiva, reproducimos este escrito recibido a través de las redes sociales, tras recibir autorización de su autor.

¿Cómo se vivirá una Navidad en tiempos de una horrible Pandemia?

En estos días tan convulsos se oyen muchas frases con una carga emocional muy alta, un gran desaliento y mucha frustración, pero de vez en cuando se oye una frase esperanzadora.

Hace unos días, me encontraba en la cola de la caja de un supermercado y escuché a una señora de unos 70 años, que aparentaba tener más de 80 por la extensión y profundidad de sus arrugas, que decía con gran ironía:” esta va a ser mi mejor Navidad”. La cajera, sorprendida y con la confianza de verla comprar desde hacía mucho tiempo, le preguntó: ¿por qué dices eso María? “Si con la que está cayendo esto va a ser una lástima”. María le respondió: “es la primera Navidad, en muchos años, que aunque no reciba visitas de mis hijos y no me inviten a sus casas, tendrán una buena una razón para no hacerlo”. La cajera, se quedó impactada por esa respuesta y de forma inmediata, de esa forma en la que sólo hablan los sentimientos y el corazón, le respondió: “María, en mi casa esta Navidad habrá una silla vacía por este asqueroso virus, pero si no nos lo prohíben, esa silla será para ti”.

Es un episodio real que muestra lo que unos tienen y no aprecian y lo que otros, sin tenerlo, valoran y anhelan.

La tragedia que estamos viviendo nos obliga a repasar nuestras prioridades en la vida, el valor de las miradas, la importancia del contacto físico, de una llamada de teléfono o de cualquier gesto amable, entre otras muchas cosas. De lo que puede que no seamos tan conscientes es de que antes de esta Pandemia, existía un degradación progresiva de muchos valores esenciales y que todos íbamos  demasiado rápidos para observar a nuestro alrededor y percibir el sufrimiento y la soledad de muchas personas cercanas a nosotros.

Repetimos muchas veces y nos lamentamos de las celebraciones que no hemos podido disfrutar, las desilusiones de tantos proyectos aplazados, los trabajos que se han perdido y en general se recurre, en muchas ocasiones, a los términos de ruina, caos, pesadilla, etc. Demasiadas denominaciones para un acontecimiento que ha cambiado nuestra forma de vivir y relacionarnos. Es inevitable que nos hagamos esta pregunta ¿cambiará nuestra sociedad después de todo esto? La respuesta es inmediata, no cambiará.

Una sociedad, en sentido universal, no cambia por ningún acontecimiento adverso, lo hemos visto después de conflictos bélicos mundiales, crisis económicas globalizadas, destrucción medio-ambiental, avalanchas de migraciones, etc. Los cambios que seproducen son culturales y circunscritos a grupos, regiones y, excepcionalmente, a algunos países. Es cierto que existen formas de vida muy diversas y que lo que es deseado por unos es indiferente para otros. Nuestros aciertos y errores colectivos, sobre todo estos últimos, si se repiten e intensifican de forma cíclica o continua, si pueden marcar y modificar nuestra forma de vida y poner en peligro muchos de nuestros pilares como sociedad, pero ni siquiera un virus con una letalidad tan importante, parece que pueda corregir muchas de nuestras debilidades como sociedad.

Quizás, lo más susceptible de cambio y mejora continua, sea el individuo de forma particular, como una unidad irrepetible y absolutamente diferente a los demás. Sólo del
cambio de muchos individuos se conseguiría reparar los cimientos más dañados de nuestras sociedades más cercanas y de la suma de todos esos cambios, se podría conseguir un beneficio global.

Ese cambio en positivo de lo individual, si es posible, y el mejor momento sería ahora, no mañana. Debemos preguntarnos: ¿qué puedo hacer para vencer tantos sentimientos negativos y esta realidad llena de  incertidumbres y amenazas? No es fácil
la respuesta, probablemente hay miles de respuestas a una misma pregunta, pero cada uno debe aportar algo, aunque parezca una aportación insignificante. Nadie ha nacido sin un “don”, una virtud o una habilidad especial. Por ahí debe llegar el cambio. Si cada persona saca lo mejor que tiene, esta Pandemia pasará sin causar más daños que aquellos derivados de nuestras limitaciones actuales sobre el conocimiento, prevención y tratamiento de la misma, pero no arrebatará nuestros principales valores ni pagaremos un precio adicional como individuos y como sociedad. La capacidad de superación y de sobreponerse a la adversidad sigue siendo nuestra principal fortaleza ante un reto tan difícil.

Volviendo a nuestro relato, es obvio que María no irá en Nochebuena o Navidad a cenar a casa de la cajera, que una silla vacía nadie la puede llenar, que nunca habrá una razón para que los hijos de María no vayan a verla o la llamen por teléfono y que la Navidad seguirá siendo una época muy triste para algunos, maravillosa para otros e indiferente para algunos. De cualquier forma, cada vez que alguien se tome un poco de su tiempo para mirar a su alrededor, poner los cinco sentidos en escuchar a las personas, ponerse los zapatos del otro y mejorar su comprensión y el deseo continuo de ayudar a los demás. Cuando todo eso ocurra, habrá llegado la Navidad más esperada, aquella que no finaliza con la cabalgata de los Reyes y que marca una forma de ser y de vivir. ¿Quién sabe? Quizás la próxima Navidad pudiera ser la más esperada y la mejor para muchas personas.

Anónimo.
psiquiatría.com.blog

Total visitantes:
8081

Total vistas de página:
25914

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *