Humanidad y Control Social

Humanidad y Control Social

Peter Paez Monzón.

El coronavirus es una tragedia, el Covid 19 es una patología nueva que ha sembrado alarma mundial, tanto por su transmisión como por sus efectos, sobre la marcha la comunidad científica se ha volcado a su estudio para lograr tratamientos, vacuna o bloqueadores; en la espera, miedo, muerte o indiferencia.

Los gobiernos han reaccionado aislándose, cerrando fronteras y experimentando modelos para el control social en aras de evitar o reducir la propagación del virus de Wuham, unos, basados en información y respuesta ciudadana; otros, en órdenes y big data, el meollo es el control del hombre en sociedad, se busca el aislamiento social o confinamiento en cuarentena; unos, llevan el poder hasta la puerta de los hogares; otros, incluso bajo la piel de cada hombre al controlar hasta su temperatura a través de tecnología digital;  también existen modelos mixtos, por un lado, información y conciencia ciudadana en libertad, por otro, información y libertad de movimientos con sustento en la big data, pero, todos los modelos son en definitiva experimentos de control social, serán formas de control y comportamiento social futuros, las crisis son aprovechadas para imponer nuevas conductas, ante la aceptación desde el miedo de libertad por salud.

El dilema es humano, el futuro nos depara modelos de vida societaria de bienestar y desarrollo bajo control tecnológico de los poderes del mundo o, una vida societaria donde los hombres puedan tomar decisiones propias para moldear su personalidad y futuro dando sentido propio a su vida sin menoscabo del bienestar y desarrollo, todo se reduce al corazón, de allí saldrán los modelos, habrá quienes decidan ante el beneficio propio aceptar las medidas de control tecnológico, también lo harán muchos que sientan ser poco afectados por ellas, y aquellos a quienes gusta sufrir, o los indiferentes a quienes nada importa distinto a sus propios asuntos, todos ellos son la base de gobiernos totalitarios, son semilla de servidumbre sin conciencia, pero, con seguridad existirán los individuos que se plantean desde sus corazones, el comprender para decidir que el hombre no es solo materia, que existe en él esencia divina, que el espíritu juega un papel más allá de la razón que lo conduzca sobre lo correcto o incorrecto, sobre lo bueno y/o lo malo, ellos serán lo que importan, plantearan desequilibrios para así mover el mundo, marcando una ruta a la humanidad con sentido más allá del bienestar y el desarrollo material, no serán espectadores, serán jugadores.

Lo estático no avanza, permanece; un movimiento sincronizado y planificado conlleva la ejecución de un modelo definido anteriormente, un camino ya establecido, donde el papel de cada uno está escrito por quienes han elaborado el plan, esto conduce al uniformismo, a la igualdad absurda, a la monotonía, a respirar sin vivir. El movimiento no previsto desequilibra, irrumpe, destruye un plan, es la resistencia, es lo que permite el movimiento natural de las cosas, es lo que permitirá la evolución del hombre en su esencia, es humanidad, para ello hay que dar sentido a la vida desde cada individuo, este movimiento solo puede hacerse desde el corazón dentro del campo con proximidad, ser centro del todo para moldear el futuro para todos, entre todos, para hacer sociedad sin intimidación digital, libres de la big data.

Solo la correcta irreverencia permitirá al hombre continuar experimentando, sorprendiéndose, amando, creando, construyendo, en resumen, experimentando vida.

Peter Paez Monzón.
paezpeter59@gmail.com

Total visitantes:
8081

Total vistas de página:
25914

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
1+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *