El Voto Define al Quien Soy Yo

El Voto Define al Quien Soy Yo

Gerard Páez Monzón
Candidato a Rector

No solo define al yo de cada votante, sino también al yo de un país, de una universidad, organización, institución, enfin, de un ente en el que se efectúa la elección.

Cuando a una persona se le pide que se conteste la pregunta ¿Quién soy yo? en un taller de Filosofía, por ejemplo, y digamos que esa persona se llame, Equis Fulano y sea profesor universitario, casado con dos hijos, por ejemplo. Se equivocaría si responde que su yo es Equis Fulano, profesor universitario, casado con dos hijos. Definitivamente que esta pregunta no es sobre los atuendos, logros, vestimentas, nombres, posición, medallas, currículum, etc. Nada de eso, porque todo eso es una colección de etiquetas, es una fachada social que vive la consciencia.

La válida respuesta a la pregunta en cuestión es la que describe al ser subconsciente. Algo como “dime qué haces y te diré quien eres”, pero más para empezar a levantar piedras que tapan al subconsciente, por lo que deberíamos continuar y saber con mayor exactitud ‘cómo hace lo que dice que hace’, para observar su conducta, personalidad, carácter, disciplina, costumbre, productividad, calidad, y esos detalles que vienen directamente de la subconsciencia. Se destapa por completo cuando escribe “porqué hace lo que dice que hace» para leer sus creencias, resentimientos, complejos, y saber ya de último, el tipo, ritmo, y cualidad de oxígeno que respira. Todo esto para no seguir confundiéndose con las piedras de la consciencia que tapan a la subconsciencia, el verdadero ¿Quién soy yo?

La subconsciencia es el ser natural moldeado en el tiempo por la experiencia de vida, una y otra vez hasta que llega un momento que uno se convierte en yo del uno. ¡Sí!, uno en ese momento es la respuesta a ¿Quién soy yo? Es el que chispea en los tres primeros minutos en una entrevista de trabajo, a los veinte segundos se percibe el alma de la persona.

Por lo experimentado entonces, el ser del individuo, el ¿Quién soy yo?, crece de menos a más. Esto nos indica que no nos engañemos con lo que veamos en la etapa de bebé. Que tampoco critiquemos todo en la etapa de adolescente por lo que está decantándose. Que no celebremos ciegamente lo que vivimos en la etapa juventud porque “un tren puede tapar a otro». Sí debemos analizar y tomar decisiones en la etapa adulta porque si no lo hacemos corremos siempre el riesgo de morir o no crecer por el buen camino, creando un surco alterno al surco que se construye con la esencia del ente como esqueleto, en este caso, la esencia humana.

La etapa adulta responderá siempre la pregunta sólidamente sin palabras, la hará a través de sus acciones emocionales en cada momento de vida. Así será su respuesta.

Para modificar algún estado emocional negativo a la esencia humana muy arraigado, se requiere de una fuerza externa, de una intervención. Tiene que ser clara la experticia de los interventores entre ellos, y efectivo los nuevos ambientes que harán convivir a la persona a ser intervenida para su pronta y verdadera “cura».

La otra cara de la Luna, la que no se ve, también la define el voto.

La que no se ve, y a muchos ni que se la describan mejor, es el ser subconsciente de las paredes, de la organización, de la universidad, del país, del ente. Este se cristaliza simultáneamente con la persona, por eso es que el voto define también el ¿Quién soy yo? de la organización.

Cuesta verlo por lo que inicialmente es letra pura como cualquier reglamento electoral, estatuto universitario, ley de universidad, constitución nacional, tratado internacional, leyes de la humanidad, es la etapa bebé del ente, sea universidad, ciudad, país, continente, mundo, etc.

La letra de una organización es exactamente equivalente al ADN en el ser humano, contiene las instrucciones necesarias para que un organismo se construya, se desarrolle, sobreviva y se reproduzca. Diré también que sus planos señalan los pisos rodantes solo para los miembros de su comunidad alineados a la esencia del organismo, así como el oxígeno que se respirará en sus espacio.

La implementación de la letra es la adolescencia, no podemos decir nada, sólo por aceptar que sus autores apuestan por la buena intención de lo que componen, aunque algunos expertos arquitectos en ADN podrían detectar algunas mutaciones en la letra, que harán que la esencia de la organización sea desnaturalizada.

La vivencia de lo construido es la juventud del proceso de la letra. Es en esta fase que el yo empieza a montarse sobre unos rieles fieles a la letra donde se empezará a notar si la intención de la letra se cumple, se respira, se vive. Vendrán las enmiendas, permisividades, perdones… vendrán las mutaciones en formas de nuevos surcos alternos a la esencia del ente.

El Yo del Ente es su Esencia y lo definen los Intereses.

En la etapa adulta, se caminan los nuevos surcos aparecidos de la nada producto de la letra convertida en flujos de intereses. En la esencia académica los intereses son creados y consumidos sólo por los profesores y estudiantes; En la esencia política los intereses son creados y consumidos sólo por los convocados. En la esencia populista los intereses son creados y consumidos por parásitos y depredadores. En la esencia amiguista los intereses son creados y consumidos por ajenos y sinvergüenzas. 

Candidatura al Rectorado.

Cuando uno es llamado a gerenciar una organización, se debe identificar la esencia de la entidad, porque eso es la estrella del norte y es la seguridad de lo correcto a orientar, proteger, alimentar, crecer.

La Universidad de Los Andes ha hecho su ‘parcour’. Antes de 1970 su esencia fue académica.  A partir de 1970 inició su desnaturalizacion, su esencia fue política, que degeneró en cuestión de dos décadas el fenómeno de la esencia amiguista, para germinar de su abono la esencia populista que este pasado lunes 30 de Octubre el Consejo Universitario oficializó. 

El Fin de la Historia.

No queda que apagar las luces del lugar, aunque no hace falta en verdad, ya que con esto las terminaron de quemar todas, hasta el interruptor; cerrar la puerta ya que no entrará un estudiante más que no será mutado al populismo; y subir el nuevo significativo de las siglas de nuestra ya ajena universidad a las paredes del Consejo Universitario: ULA -Unión de Las Asociaciones.

 

En lo personal a los Académicos, nos tocará abandonar sin despedirnos. Dejaremos el rastro de ser las últimas huellas y que no nos digan que no se les advirtió a toda la sociedad universitaria del aluvión del populismo y su plaga de parásitos. Solamente descubran hoy, se les repite, siempre identifiquen la esencia de la esfera de vida que conviven. Es vital para saber qué proteger y nutrir para que sus hijos no vivan una diáspora lejos de casa, por sus decisiones buscando futuros, en nuestro caso una verdadera Üniversidad

Gerard Páez Monzón

Profesor Titular – Universidad de Los Andes desde 1979. Doctorado (1986) y Master (1983) en Arquitecturas de Computadores y Microprocesadores de la Université Pierre et Marie Curie, París, Francia. Bachelor of Electrical-Mención Computacional Engineering de Villanova University, Pa. EEUU, 1979. PostDoctorado en University of Toronto, Canadá 1992. Se desempeñó en el Silicon Valley, EEUU. como Arquitecto de Microprocesadores en diferentes compañías de circuitos integrados,1996-2004. Co-Fundador del Grupo radixPuntoEDU creador de la Estrategia Educacional RAIS, el Programa ‘ULA-Startups’, y la actividad-ciudad ‘Rompiendo Coherencias’.
Actualmente es el Jefe del Departamento de Computación – Escuela de Sistemas donde se ofrece todo el programa y más de 18 asignaturas de la carrera a distancia, Investigador Titular del CEMISID-Facultad de Ingeniería donde lidera el desarrollo de una máquina inteligente, el BrainCEMISID. Miembro del Comité Doctorado Medicina Experimental – Mención Neurociencia de la Facultad de Medicina a reiniciarse este año 2024, Fundador&CEO de la startup Ignis Gravitas Inc. convirtiendo en expertos en el emprendimiento de innovación a través de una plataforma en la nube, y Candidato a Rector para construir una Nueva Universidad a través del manejo tecnológico y creación de soluciones especificado como el proyecto Puntos Sobre La Ü.

Total visitantes:
20605

Total vistas de página:
44712

Un comentario en «El Voto Define al Quien Soy Yo»

  • el 4 noviembre 2023 a las 22:39
    Enlace permanente

    Amigos. Existe una ciencia, la epigenética que junto a la genética molecular clásica, explica mucho mejor el fenómeno de degeneración Universitaria. Resuelve el problema del gen-ambiente

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *