Antimateria-ULA

Antimateria-ULA

Todo aquello que hace daño a la Universidad de Los Andes

Gerard Páez Monzón

Candidato a Rector de la Universidad de Los Andes

Nosotros los Profesores somos los grandes culpables de lo que sufre y de lo que seguirá degenerándose la Universidad de Los Andes, así como cada profesor de Venezuela con su universidad correspondiente, después de la bomba atómica de centenas de miles de toneladas de Antimateria-Universidades lanzada por el régimen con toda la intención de acabar con nuestras instituciones. En su explosión logró destruir un 75% o más de la composición infraestructural. Aún sufrimos de su radiación atómica, la describimos aquí.

Ningún egresado, ningún obrero, ningún empleado debe sentirse responsable del daño que se le impacta actualmente a la Universidad de Los Andes, a las Universidades.

Ahora bien, existe una estirpe de profesores que continúa el legado Antimateria-ULA del régimen comunista, socialista debido al patrón que exhibe en sus tomas de decisiones que producen acciones nefastas para la Universidad de Los Andes. No muestran formación en el uso de la lógica de la razón del ‘saber-cómo’ (know-how) de las cosas de un país, de una universidad, de un cargo en sus tomas de decisiones para construir constantemente progreso, futuro, país, universidad para la sociedad. No necesitan carnet del psuv, de la comunista internacional o socialista, de apula o de cualquier otro sindicato, o hasta de algún club social por ahí, porque lo que cuenta no es el carnet sino la verdad objetiva de sus conductas, de sus tomas de decisiones, todas decantadas por un sentimiento, sea populista, sea sindicalista, sea personal, como la ‘Banalidad de Mal’ descrita por Hannah Arendt. Conductas secuaces, tal cual el régimen, magnetizadas a favores recibidos, al amiguismo de complicidad, a propósitos personales impulsados por el odio o protagonismo. Accionan de esa manera porque lo único que los mueve es el sentimiento de poder que sólo luego con sus ineptitudes en las decisiones hacen desangrar al país, a la universidad, al cargo. Uniéndose por esta vía a la fuerza radioactiva destructiva del régimen en la Universidad de Los Andes, creyendo que lo que protestan en las calles es solamente contra el chavismo, y no contra su forma de ser populista y sindicalista. Un excelente ejemplo es el saturado Consejo Universitario de hoy. “No wonder!” que el linaje de esta estirpe sea “¡Más de lo mismo!”

Triste lo poco templado de sus fibras de principios del hacer académico. No es tomar el poder por el poder, ya sabemos todos lo que resulta; no es publicar papers por publicar, no es hacer docencia por la docencia, ¡No! Es, por defecto, no ser populista, no ser sindicalista, no ser protagonista en nuestras funciones, en nuestras decisiones; Es entonces, luego de pasar por esas aduanas sanguíneas sin infección, es de ser Académico haciendo Universidad: Docencia, Investigación,  Extensión (hoy es urgente hacia la educación primaria y secundaria), Papers, Ambientes, Programas, etc. por el futuro de una nación,  de una sociedad, de una juventud, de nosotros mismos accionando siempre por un egoísmo virtuoso concentrado en producir la mejor Universidad del mundo, el mejor país del mundo.

El resplandor del populismo y sindicalismo en los ojos de esta estirpe de profesores opaca la mirada a lo importante. Los mantiene, como cualquier chavista, en el camino sentimental del poder donde las maquinarias, el Photoshop, las redes sociales, los favores escogen las autoridades, y no las necesidades y ganancias de lo que requiere la Universidad, el país. No logra percibir esa estirpe de profesores que la Universidad de Los Andes está de muerte y requiere de individuos académicos con claridad tecnológica y formativa de la nueva Üniversidad de creación de soluciones para su salvación, que lo último que se requiere es que aparezcan seres populistas y sindicalistas, mucho menos chavistas, en la palestra.

Usted profesor de esa estirpe, no se diga que no es con usted, no se diga que no es populista, que no es sindicalista cuando es arrastrado mentalmente a votar por las aguas sindicalistas y populista; que es arrastrado a pensar que el voto se obtiene por imagen y no por contenido; arrastrado a votar por maquinarias sentimentales de redes sociales, y no por la lógica de la razón. Si no sabía, no lo comente, no se engañe, no se justifique que empeora su posición alineada al legado Antimateria-ULA. Esta es su estirpe, señor profesor, no se ponga a pensar en sus hijos para distraerse porque sabemos que no lo hace en ningún momento, es más importante su sangre, su recompensa personal que el futuro de sus hijos, de nuestra juventud,  del país, tal cual el mismo acto natural del ser sindicalista, del ser chavista, de usted señor profesor universitario, el acto feudal lleno de lodo y hediondez medieval, de votar por la sangre y no por la vida de la organización, de la Universidad de Los Andes.

Ese profesor de la Universidad de Los Andes, bien sea que se encuentre en Mérida, El Vigía, Tovar, Trujillo, Táchira, Barinas, o físicamente localizado en cualquier población, sepa que esto que hará, el acto de votar por las autoridades universitarias, es un acto capitalista si vota a través de la lógica de la razón por la vida de la Institución. Será un acto comunista si vota a través de sus sentimientos por la sangre de la Institución. Esto sépalo, profesor universitario: “Votar es de leones despiertos, no de ovejas arreadas”; “Es de seres libres, no de seres arrastrados”; “Es de académicos, no de sindicalistas populistas”.

El voto sentimental será su último átomo de uranio aportado a la última bomba de Antimateria-ULA que resistirá la Universidad de Los Andes para exterminarla completamente de la esencia Académica.

Por último, no es igual construir una nueva Üniversidad a seguir en más de lo mismo recibiendo y agradeciendo favores, viviendo esta insípida universidad que seguimos viviendo.

Ah, y los Estudiantes en lo único que pueden producir Antimateria-ULA es al no participar éticamente en cada esfera académica que le corresponda en su momento, es todo.

Gerard Páez Monzón

Profesor Titular – Universidad de Los Andes desde 1979. Doctorado (1986) y Master (1983) en Arquitecturas de Computadores y Microprocesadores de la Université Pierre et Marie Curie, París, Francia. Bachelor of Electrical-Mención Computacional Engineering de Villanova University, Pa. EEUU, 1979. PostDoctorado en University of Toronto, Canadá 1992. Se desempeñó en el Silicon Valley, EEUU. como Arquitecto de Microprocesadores en diferentes compañías de circuitos integrados,1996-2004. Co-Fundador del Grupo radixPuntoEDU creador de la Estrategia Educacional RAIS, el Programa ‘ULA-Startups’, y la actividad-ciudad ‘Rompiendo Coherencias’.
Actualmente es el Jefe del Departamento de Computación – Escuela de Sistemas donde se ofrece todo el programa y más de 18 asignaturas de la carrera a distancia, Investigador Titular del CEMISID-Facultad de Ingeniería donde lidera el desarrollo de una máquina inteligente, el BrainCEMISID. Miembro del Comité Doctorado Medicina Experimental – Mención Neurociencia de la Facultad de Medicina a reiniciarse este año 2024, Fundador&CEO de la startup Ignis Gravitas Inc. convirtiendo en expertos en el emprendimiento de innovación a través de una plataforma en la nube, y Candidato a Rector para construir una Nueva Universidad a través del manejo tecnológico y creación de soluciones especificado como el proyecto Puntos Sobre La Ü.

Total visitantes:
20606

Total vistas de página:
44713

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *