Venezolana piensa que es hora de dejar Ecuador …

Venezolana piensa que es hora de dejar Ecuador: Andamos con el Jesús en la boca

La abogada Petrick González intenta reponerse del mal trago que pasó en Guayaquil, epicentro de la ola de violencia en Ecuador, donde escapó de una balacera. Lisbeth Soria, otra venezolana, hace los trámites para volver a emigrar. Ambas sienten temor al futuro en el país andino, donde llevan entre 7 y 15 años. Por ahora, lo mejor es protegerse, recomienda la ONG Asociación Venezuela en Ecuador a los migrantes
Ecuador no es un lugar seguro para nadie, se lamentan migrantes venezolanos tras la violencia desatada en el país. Foto EFE

CaracasLa calma chicha que reemplazó la violenta jornada del martes 9 de enero presagia una espiral de violencia en Ecuador para Petrick González.

“Andamos con el Jesús en la boca”, confiesa la abogada venezolana a El Pitazo desde la ciudad portuaria de Guayaquil, en el corazón de la ola de violencia que protagonizaron grupos criminales en armas contra el Gobierno ecuatoriano.

Ahora, bajo el estado de excepción y el toque de queda, la venezolana que acaba de cumplir 15 años en Ecuador piensa que es hora de irse a un tercer país. “No creo que esto mejore. Este no es un lugar seguro para nadie”, se lamenta. 

Intenta reponerse del mal trago que pasó en los tribunales que funcionan en el centro comercial Albán Borja de Guayaquil, donde la agarró una balacera. Cuatro personas fueron asesinadas, dice. Sujetos armados incendiaron unos vehículos en el estacionamiento. Estalló en pánico.

«De pronto, mi esposo me llama desesperado, me dice que recoja todo y que salga pronto de ahí. Cerraron el banco y los clientes salieron. Todos corrimos del centro comercial”, recuerda.

HUBO PÁNICO EN EL ALBÁN BORJA. DOS GUARDIAS DE SEGURIDAD FUERON ASESINADOS EN LOS PARQUEADEROS DE ESTE CENTRO COMERCIAL DEL NORTE DE #GUAYAQUIL. LOS CRIMINALES TAMBIÉN INCENDIARON DOS MOTOCICLETAS Y UN VEHÍCULO.

Petrick González tiene también la nacionalidad ecuatoriana. Contrajo matrimonio con un ciudadano ecuatoriano. Su hijo trabaja y ahora, en medio de esta avalancha de eventos violentos, siente temor al futuro en Ecuador. Sobre todo, piensa en sus dos nietas. Su hijastro, ecuatoriano, emigró a Estados Unidos en 2023, cansado del cobro de vacuna como extorsión por parte de grupos delictivos. 

“No sabemos lo que va a pasar, pero la situación no es fácil, porque si el gobierno no se doblega será una guerra. Y si se doblega, pues los delincuentes serán más fuertes”, opina.

Volver a emigrar, ahora a Estados Unidos

Al igual que Petrick González, Lisbeth Soria no se siente bien resguardada en Ecuador, país que registra una disminución del número de migrantes venezolanos en su territorio. De 513.903 en julio de 2022 a 474.945 en junio de 2023, reporta la Plataforma R4V, el mecanismo conformado por más de 200 organizaciones -que incluye agencias de la ONU-.

A la comunidad extranjera más grande de Ecuador la golpean, principalmente, la inseguridad y la violencia criminal, así como la xenofobia y la discriminación, razones que la empujan a abandonar el país andino, revela la Plataforma R4V en el más reciente Reporte de Movimientos de julio-septiembre de 2023.

“Según observaciones de socios de R4V, al partir, muchas personas refugiadas y migrantes de Venezuela señalan que sus intenciones son hacer una primera parada en Venezuela para visitar a familiares y amigos, obtener documentación y, en algunos casos, dejar a las niñas y niños con familiares, antes de iniciar su tránsito hacia México y eventualmente Estados Unidos”,  añade el documento.

Soria ha vivido en carne propia la xenofobia en los dos últimos años. También su hija, víctima del bullying o acoso escolar. Tanto es así que tuvo que sacarla del colegio. Hoy estudia noveno grado en una institución educativa en línea.

La más reciente ola de violencia en Ecuador la sorprendió en Ambato, la capital de la provincia de Tungurahua, situada en la zona andina del país. Allí trabaja en el área de lavandería de un hotel.  

Escuchó ráfagas de tiros que salieron de la cárcel de Ambato, una de las más grandes del país, controlada por bandas criminales. El miércoles, 10 de enero, la situación en las calles era todavía muy tensa. “Me siento devastada, quiero que todo esto acabe. Es una zozobra absoluta”, dice Soria, que nació en Turmero, estado Aragua, a El Pitazo

Los hechos de violencia que reventaron el martes 9 de enero no han hecho más que aumentar sus ganas de dejar Ecuador. De hecho, hace los trámites para emigrar, ahora a Estados Unidos, con un parole humanitario

No es fácil dejar atrás el país que considera su segundo hogar. Ha echado raíces en Baños de Agua Santa, muy cerca de Ambato, uno de los destinos turísticos más visitados de la nación sudamericana.

La aragüeña, que tiene 44 años, vive desde hace 7 años en Ecuador y tiene la visa de residencia permanente. Ahora, el proceso de conseguir el parole humanitario se hace más complicado con su condición migratoria. Sin embargo, no se rinde.

“Sigo insistiendo en la renuncia de la residencia aquí; tengo cita para el último de este mes en la cancillería ecuatoriana”, explica.

La venezolana cree que la situación de Ecuador se puso color de hormiga. “Esto cada vez está más feo. Lo que ha hecho el Gobierno (de Daniel Noboa) está bien, de no negociar, pero tengamos claro que gente del gobierno está metida en esto, y así no se progresa”, sostiene. 

Aún más: el recuerdo de lo que sucedió en noviembre de 2023 en el cantón Pelileo, en la misma provincia de Tungurahua, también la atemoriza. Entonces, los pobladores pidieron la salida de los venezolanos, luego de que fueron señalados unos compatriotas de estar involucrados en un delito.  

Las consignas y otros hechos en contra de los venezolanos fueron consideradas polémicas por el propio Gobierno de Ecuador, a tal punto que las rechazó por ser actos de xenofobia contra los migrantes.

Venezolanos en Ecuador: protéjanse

Este último episodio en la rápida degradación de la situación de seguridad en el país sudamericano alarma al presidente de la Asociación Venezuela en EcuadorDaniel Regalado.

“Hay una incertidumbre muy grande, porque prácticamente se detiene todo el comercio; las personas que hacen delivery tienen temor y están a la expectativa de qué tan efectiva será la militarización; no se sabe qué puede pasar”, dice a El Pitazo.   

Regalado deja en claro que la comunidad venezolana no está en el origen de esta escalada de violencia, pese al interés de ciertos actores en sostener lo contrario.

“Quienes actuaron son personas en su totalidad ecuatorianas vinculadas a la delincuencia, criminalidad y el terrorismo, y si se está mencionando a un solo venezolano tenemos que esperar noticias oficiales de quién es, cómo entró y de dónde es exactamente, porque recuerda que aquí llegaron venezolanos siendo hijos de ecuatorianos y viceversa”, indica.

Confía en que las acciones del Gobierno fortalezcan la tranquilidad y seguridad del país, y rechaza la generalización para responsabilizar a toda una población, sin excepción, de algún hecho delictivo. 

Además, el presidente de la Asociación Venezuela en Ecuador lamenta que los migrantes venezolanos sigan encontrándose sin políticas públicas que favorezcan su integración en la sociedad ecuatoriana.   

En consecuencia, no le extraña que un buen número de ellos haya decidido marcharse de Ecuador, algunos residentes permanentes, forzados también por “la inseguridad, el matraqueo y la vacuna que se cobra a los comerciantes, que es muy fuerte”.

¿Qué medidas deben tomar los venezolanos para protegerse en esta coyuntura? Mediante un comunicado, la Asociación Venezuela en Ecuador recomienda las siguientes acciones:

  • Permanezca en su hogar en espera de que se aclare la situación.
  • Establezca un canal de información en su comunidad para fortalecer su seguridad.
  • Evite salir sin motivo a la calle en la noche. Si es posible, solo salga de día para comprar o abastecerse de víveres.
  • Informe sobre cualquier acto, intento de delinquir o persona sospechosa mediante los canales de la policía (911).
  • Evite trasladarse en moto.
  • Al salir tenga sus documentos de identidad a buen resguardo y presente a los cuerpos policiales y militares su identificación y justificación de su estancia en la calle, sin alterarse ni crear conflictos innecesarios.
  • Promueva la buena convivencia con sus vecinos.
  • No caiga en provocaciones por ataques xenofóbicos; simplemente retírese del lugar sin intercambiar opiniones.
  • Comuníquese con la Defensoría del Pueblo (02 382 9670 Ext. 4251) y la Defensoría Pública (1800 367) de Ecuador ante cualquier vulneración de sus derechos.

Total visitantes:
20606

Total vistas de página:
44713

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *