Las desgarradoras imágenes y testimonios de venezolanos escapando por el Darién que dan la vuelta al mundo: Reportaje del New York Times

Las desgarradoras imágenes y testimonios de venezolanos escapando por el Darién que dan la vuelta al mundo: Reportaje del New York Times

Octubre 8, 2022.

Olga Ramos caminó durante días a través de la jungla, cruzó ríos, escaló montañas y llevó a un niño en pañales a través de un lodo tan profundo que amenazó con tragárselos enteros.

Por: Julie Turkewitz – Fotos: Federico Ríos – The New York Times

En el camino, se cayó varias veces, pasó junto a un niño discapacitado que tenía un ataque de pánico y vio el cuerpo de un hombre muerto, con las manos atadas al cuello.

Sin embargo, al igual que decenas de miles de otros venezolanos que atraviesan esta ruta salvaje y sin caminos conocida como el Tapón del Darién, la Sra. Ramos creía que lograría llegar a los Estados Unidos, tal como lo habían hecho sus amigos y vecinos semanas antes.

“Si tengo que hacer este viaje mil veces”, dijo la Sra. Ramos, una enfermera, hablando en un campamento muchos días en el bosque, “mil veces lo haré”.

La Sra. Ramos, de 45 años, es parte de un movimiento extraordinario de venezolanos a los Estados Unidos.

Durante el peor período de la crisis en Venezuela, de 2015 a 2018, las detenciones de migrantes en la frontera sur nunca superaron las 100 personas al año, según funcionarios estadounidenses.

Este año han llegado a la frontera más de 150.000 venezolanos.

La mayoría se ha inspirado para hacer el viaje angustioso y, a veces, mortal, ya que se ha corrido la voz de que Estados Unidos no tiene forma de hacer retroceder a muchos de ellos.

Pero sus viajes, a menudo mal informados por videos que rebotan en las redes sociales, están produciendo escenas brutales en el Tapón del Darién, un tramo de 66 millas de terreno selvático que conecta América del Sur y América Central, como resultado de crisis paralelas y agotadoras que se desarrollan en el norte y el sur. sur.

Al sur, Venezuela, bajo un gobierno autoritario, se ha convertido en un país quebrantado, alimentando un éxodo masivo de personas que buscan alimentar a sus familias. Más de 6,8 millones de venezolanos se han ido desde 2015, según Naciones Unidas, en su mayoría a otras naciones sudamericanas.

Sin embargo, en medio de la pandemia y la creciente inestabilidad económica exacerbada por la guerra en Ucrania, muchas personas no han encontrado la base financiera que buscaban en países como Colombia y Ecuador. Muchos venezolanos están en movimiento nuevamente, esta vez hacia los Estados Unidos.

Hacia el norte, el aumento presenta un desafío político creciente para el presidente Biden, quien está atrapado entre los llamados para ayudar a las personas desesperadas y la creciente presión de los republicanos para limitar una ola de inmigrantes de Venezuela y otros lugares antes de las elecciones de mitad de período de noviembre.

En los últimos meses, las detenciones en la frontera sur de EE. UU. han alcanzado niveles récord, y los venezolanos se encuentran entre los grupos de más rápido crecimiento.

Pero los venezolanos no pueden ser devueltos fácilmente. Estados Unidos rompió relaciones diplomáticas con el gobierno del presidente Nicolás Maduro y cerró su embajada en 2019, tras acusar al líder autoritario de fraude electoral. En la mayoría de los casos, los funcionarios estadounidenses permiten que los venezolanos que se entregan ingresen al país, donde pueden comenzar el proceso de solicitud de asilo.

Esto los ha puesto en el centro de la lucha política por la migración: una gran cantidad de las personas que los gobernadores republicanos transportan en avión o en autobús a los enclaves liderados por los demócratas son venezolanos, incluidos los que llegaron recientemente a Martha’s Vineyard, la isla de lujo en las afueras de Massachusetts. costa.

El secretario de Seguridad Nacional de EE. UU., Alejandro Mayorkas, dijo en una entrevista que la administración de Biden seguía comprometida con la construcción de “vías legales” para que las personas migraran a los Estados Unidos “sin tener que poner sus vidas en manos de los contrabandistas y avanzar por terrenos traicioneros como el Darién…”

Pero no presentó un plan específico para los venezolanos, quienes probablemente tendrían que esperar años si solicitan visas desde el extranjero.

Aclaró que Estados Unidos no está ofreciendo ningún tipo especial de santuario para los venezolanos.

Aun así, eso no ha detenido los rumores de que la administración Biden ha abierto sus puertas a los inmigrantes venezolanos y ofrecerá ayuda una vez que lleguen.

Rodeada por su familia en un pueblo de entrada al Darién antes de comenzar su viaje, la Sra. Ramos, la enfermera, dijo que había dejado atrás a sus padres y su hogar de 20 años en Caracas.

Viajaba con 10 familiares, entre ellos varios nietos y dos hijas.

“En el pasado, necesitabas una visa para ingresar a los Estados Unidos”, dijo la Sra. Ramos. “Ahora, gracias a Dios, nos están dando refugio”.

Durante décadas, el Tapón del Darién fue considerado tan peligroso que pocos se atrevían a cruzarlo. Desde 2010 hasta 2020, los cruces anuales promedio rondaron justo por debajo de las 11.000 personas, según funcionarios panameños. En un momento, los cubanos constituían la mayoría de los migrantes que caminaban por la brecha. Más recientemente, fueron los haitianos.

El año pasado, más de 130.000 personas recorrieron el Darién. Ya este año han cruzado más de 156.000 personas, la mayoría venezolanos.

“De Venezuela fui a Colombia, trabajé y trabajé”, dijo Félix Garvett, de 40 años, mientras esperaba bajo una carpa en un pueblo costero colombiano para comenzar su viaje el mes pasado. “Pero mis sueños son grandes y necesito un futuro para mis hijos”.

Estados Unidos ha invertido casi 2700 millones de dólares en respuesta a la crisis venezolana desde 2017, y una parte importante de ese dinero se destina a apoyar a los países sudamericanos que acogen a venezolanos. El objetivo ha sido evitar que viajen hacia el norte.

Pero este nuevo aumento sugiere que esta estrategia no está funcionando.

Andrew Selee, presidente del Instituto de Política Migratoria en Washington, dijo que la carrera hacia la frontera no fue el resultado de un cambio de política entre las administraciones de Trump y Biden, sino más bien una conciencia cada vez mayor entre los venezolanos de que las autoridades estadounidenses los están dejando entrar.

El aumento de la migración se ha correspondido con una proliferación de personas que documentan sus viajes por el Tapón del Darién en las redes sociales.

En Tik Tok, las variaciones del hashtag #selvadarien, que significa “selva del Darién” en español, ahora se han visto más de 500 millones de veces, un salto enorme desde hace solo unos meses.

La tendencia ha producido selfies y videos de Darién que, según los expertos, están llevando a un gran número de personas a aventurarse en una caminata que es mucho más peligrosa de lo que parece en las redes sociales.

Cuando se le pidió un comentario, un portavoz de TikTok se refirió a las pautas comunitarias de la compañía, que prohíben contenido que promueva actividades delictivas. La compañía dijo que no planeaba deshabilitar los hashtags relacionados con el cruce, aunque eliminó algunos videos por violar las pautas después de que The New York Times se puso en contacto con ellos.

En docenas de entrevistas durante varios días de caminata por la ruta, quedó claro que una combinación de desesperación, el tirón duradero del sueño americano y las publicaciones engañosas en las redes sociales están creando una crisis humanitaria como nunca antes se había visto en el Darién.

Diana Medina, quien lidera el compromiso comunitario y la responsabilidad de la Federación Internacional de la Cruz Roja en Panamá, ha estado monitoreando las redes sociales para tratar de comprender qué información reciben los migrantes.

Los venezolanos, dijo, están particularmente apegados a la tecnología y es más probable que confíen en lo que ven en línea, algo que ella atribuyó al declive de los medios tradicionales bajo el gobierno actual.

Como resultado, un mayor número de personas se están embarcando en el viaje, guiadas por emotivos testimonios de TikTok. “Bendito sea Dios”, dice el texto en un video de un hombre y su pareja llorando mientras caminan por un río hacia lo que parece ser Estados Unidos. “La gloria es de Dios”.

Muchos migrantes partieron sin comprender el terreno, la geografía o los conflictos sociales que les esperaban, dijo Medina.

Un poderoso grupo criminal controla la región. Muchos migrantes han sido extorsionados y agredidos sexualmente en la ruta. Otros han muerto en la caminata, arrastrados por los ríos o asesinados después de una fuerte caída.

La policía fronteriza de Panamá dijo recientemente que había encontrado los restos de 18 migrantes en el Darién durante los primeros ocho meses del año.

En un día reciente, unos 1.000 migrantes partieron de Capurganá, Colombia, el último pueblo antes de ingresar al Darién.

Durante horas, subieron varias colinas. Mientras que muchos resollaban y se estremecían de dolor, al final del día, el ambiente era de celebración. Alguien comentó que no era tan malo, un poco como caminar por tierras de cultivo.

Sin embargo, durante los siguientes días, el viaje se hizo mucho más difícil. A medida que la gente se adentraba más en la jungla, se hacía cada vez más difícil ver el camino. Muchos perdieron el rastro de sus familiares cuando tropezaron y se cayeron o se detuvieron para vaciar un maletero anegado.

Pasando la frontera entre Colombia y Panamá, Romina Rubio, de 23 años, ecuatoriana que había estado viviendo en Venezuela, se desplomó, desmayándose en los brazos de su esposo, sufriendo fuertes dolores en el abdomen.

Cuando volvió en sí, cargaron. Pero en la cima de un descenso peligroso, la cuñada de la Sra. Rubio, Yhoana Sierra, de 29 años, se soltó de una cuerda guía y cayó montaña abajo.

La Sra. Sierra estaba embarazada ya la mañana siguiente se despertó sangrando, probablemente porque había perdido al bebé.

Ya nadie se tomaba selfies.

alt
Juan Emilio Jiménez perdió parte de su pierna en un accidente de moto y realizó el viaje con una prótesis.
Un momento de alegría mientras la gente llegaba a la frontera entre Colombia y Panamá. La mayoría tenía otra semana de caminata por delante.
alt
alt
Un grupo de migrantes se detiene en un cerro al cruzar el Tapón del Darién, entre Colombia y Panamá
El barro dificulta todo lo relacionado con el viaje.
alt
alt
Descansando cerca de la frontera entre Colombia y Panamá.
alt
Yhoana Sierra se soltó de una cuerda guía y cayó por una colina fangosa.
Un río contaminado en el Darién donde los migrantes se detienen para asearse. La región, que hasta hace unos años era una jungla mayormente virgen, ahora es un largo camino de basura, ropa, zapatos, tiendas de campaña y comida que la gente ya no podía cargar.
alt
alt
Inicio de la caminata por el Tapón del Darién. La mayoría de los venezolanos se han sentido inspirados para hacer el angustioso viaje cuando se ha corrido la voz de que Estados Unidos no tiene forma de hacer retroceder a muchos de ellos.
Se espera que un número récord de personas cruce el Tapón del Darién este año, muchos de ellos niños.
alt
alt
Muchas personas comenzaron el viaje cargadas con sus pertenencias, pero se vieron obligadas a dejarlas a medida que la caminata se hacía más difícil
Un campamento junto al río Armila, una caminata de tres días en la selva.
alt

Total visitantes:
8004

Total vistas de página:
25828

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
0

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *