¡La vía no es electoral…!!

¡La vía no es electoral…!!

 

Para el mundo político venezolano, afirmar, que la vía para dar solución a la grave crisis del país no es electoral resulta un sacrilegio; sin embargo, para el resto – la gran mayoría – de venezolanos la afirmación resume su convencimiento, es el sentir del llamado venezolano de a pie que hoy desconfía de los liderazgos de la política, se encuentra decepcionado, sin rumbo, temeroso y sobreviviendo, es un panorama que predice el fracaso del proceso electoral para “la oposición”, cuyo examen rendirá en sus primarias.

El país se encuentra desconectado de todos los líderes y partidos opositores, sus discursos en mayor o menor grado están alejados de la realidad del país, mientras ese discurso se mantenga no habrá conexión. La experiencia vivida desde que el chavismo tomó el poder ha enseñado a los venezolanos que el liderazgo opositor ha priorizado sus intereses personales y/o partidistas sobre la crisis del país, la retórica ya no alcanza, el país les acompañó en protestas, movilizaciones, paros y procesos electorales, todos terminaron en decepción por su manipulación por líderes vetustos, “la oposición” ha elegido no asumir la realidad dictatorial, tiránica y criminal que existe en Venezuela, como fórmula que le permite sentarse y negociar acuerdos que adormecen al pueblo, aseguran gobernabilidad al chavismo y prebendas para ellos, sus discursos y narrativas buscan vender una percepción construida desde los sentidos y los intereses, pretenden convencer al país de la existencia de un gobierno democrático, y que la lucha electoral es una vía democrática segura para superarlo, pero, el país ha superado esa percepción con su sangre y su estómago, saben que sus sentidos reciben información manipulada y falsa que dispara instintivamente una actitud de alerta y de defensa. Maduro es Dictador, la dictadura asesina, y es una organización criminal que controla a esa oposición que se presta a su juego electoral.

 

El estado de alerta y defensa le lleva a repasar situaciones ya vividas que hacen del pensamiento su mecanismo de respuesta, al razonar desde esas vivencias y padecimientos la conclusión le lleva a: 1) la no existencia de claridad, coherencia y compromiso del liderazgo político ante la realidad de encontrarnos con un poder usurpado, arbitrario, tiránico, dictatorial  criminal; 2) el ocultamiento de esta realidad por ese liderazgo genera más desconfianza, y 3) no existir sentido en participar del teatro electoral que construyen para maquillar de democracia a la dictadura tiránica totalitaria y criminal que oprime a Venezuela.

 

El teatro electoral solo regala tiempo y oportunidad a la dictadura para refirmarse y lavar su cara ante la comunidad internacional, pero también, deja abierto el camino a mas sufrimiento y sobrevivencia a los venezolanos, seguirán los suicidios, muertes en soledad y diáspora.

 

No es cierto que YA HICIMOS TODO, como decía un eslogan que ayudó también a desmontar la iniciativa de lucha, pues, la dictadura tiránica persiste, la crisis del país se mantiene, su reflejo está en el hambre, la sumisión, la destrucción de las familias, la desaparición de la clase media, el robo del futuro de nuestros hijos y nietos, la diáspora, el saqueo, la destrucción de la educación, el trabajo, la economía, la justica, la decencia y los valores, la sustracción del tiempo a cada venezolano para obligarle a vivir colas eternas, incertidumbre, y desesperanza en horas de oscuridad y sed de libertad.

 

Y, entonces ¿cuál es la vía? La respuesta está en nosotros, en nuestra creatividad para elaborar vías que conduzcan a la libertad, para ello confiando en Dios: 1) el país tiene que asumir la realidad de vivir en una dictadura tiránica y criminal de nuevo cuño, tal cual el mundo vive nuevas tecnologías disruptivas; 2) frente a esa realidad, Venezuela exige pensar salidas para ésta guerra moderna, aprovechar la oportunidad de reacomodos y definiciones geopolíticas que brinda el momento de tribulación internacional generado por la invasión de Rusia a Ucrania, y la fractura interna de los usurpadores del poder creada por la espada de Damocles que se balancea sobre sus cabezas desde la Corte Penal Internacional; 3) hay que crear, construir un nuevo país desde nuevas ideas, poner distancia con La Casta, esa Casta conformada por usurpadores y colaboradores, incluso con aquellos movimientos patronales, obreros o políticos  estatistas cuya visión del país le convierten en pilares de La Casta, pues son parte fundamental de ella; 4) el momento exige construir una caja de resonancia formadora de opinión, para ello, todos los venezolanos, tanto dentro del país como en la diáspora, a traes de sus redes sociales deben dejar saber la realidad del país todos los días, en cada momento, evitando que el mundo olvide la causas de la crisis humanitaria, y 5) Venezuela exige transformar el reclamo de reivindicaciones en un movimiento organizado, coordinado y sostenido de rechazo a La Casta y a su dictadura, Venezuela nos exige que ese movimiento sea de LUCHA POR LIBERTAD Y DEMOCRACIA, en el pasado reciente han sido las expresiones de protesta y enfrentamiento las que han debilitado al régimen, en estos momentos con seguridad lo derrocaran, la lucha parirá sus líderes.

La diáspora venezolana tiene que transformarse en mensajera de Libertad. 

La vía no es electoral…

@PeterPaezMonzon.

Total visitantes:
20605

Total vistas de página:
44712

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *