Venezolanos desafían la ruta migratoria ‘brutal’ que se complica por la pandemia

Venezolanos desafían la ruta migratoria ‘brutal’ que se complica por la pandemia

Por Manuel Rueda Pamplona, ​​Colombia – 6 de octubre de 2020 – BBC News

Ángel García respiró pesadamente por la boca mientras salía de Pamplona, ​​una pintoresca ciudad anidada en la Cordillera de los Andes y ubicada a 2.300 metros sobre el nivel del mar.

Con sus pertenencias metidas en una mochila azul y una bolsa de deporte roja que colgaba de su hombro derecho, el joven de 21 años estaba haciendo una caminata de 1,600 km (1,000 millas) hacia la ciudad colombiana de Cali, donde esperaba llegar. Vivo con un primo y busque trabajo de construcción.

«Esto ha sido brutal», dijo García, quien dejó la ciudad venezolana de Valencia en la última semana de septiembre sin dinero para el pasaje del autobús. «Nadie quiere llevarnos aquí. Todos los días tenemos hambre y frío».

García, que viajaba con su pareja, dijo que se fue de Venezuela con alrededor de $ 1 (£ 0,75) en el bolsillo. Era todo lo que podía ahorrar de su trabajo como carnicero, que pagaba alrededor de $ 10 a la semana.

Captura de imagen Jan Pinero, su esposa e hijos de dos, cuatro y 16 años quieren llegar a Ecuador

Ahora se encuentra entre los miles de venezolanos que caminan hacia ciudades en Colombia, Ecuador y Perú mientras las economías de estos países sudamericanos se recuperan después de casi seis meses de restricciones impuestas para frenar la pandemia de coronavirus.

Más de cinco millones de venezolanos han abandonado su país desde 2015 según las Naciones Unidas , con los más pobres caminando y haciendo autostop durante días por carreteras montañosas que conectan ciudades como Bogotá, Cali, Quito y Lima.

Pero los migrantes dicen que esta ruta se ha vuelto más difícil y peligrosa desde que estalló la pandemia. Y no se debe solo a la falta de conductores de camiones dispuestos a proporcionar ascensores gratuitos.

Captura de imagen Los migrantes venezolanos intentan detener los camiones que pasan con la esperanza de que los lleven

En Colombia, los albergues construidos a lo largo de las principales rutas de migrantes se han visto obligados a cerrar por los gobiernos municipales que intentan evitar grandes reuniones en interiores.


Mientras tanto, los cierres de fronteras terrestres impuestos por los gobiernos de Colombia, Ecuador y Perú, han obligado a muchos migrantes a recurrir a grupos criminales que controlan los cruces fronterizos ilegales.

«Yo estaba en un grupo de cuatro personas y pagamos 160.000 pesos ($ 45; £ 32) para cruzar la frontera», dijo Verónica Gómez, una asistente dental venezolana que llegó a Colombia en septiembre e intentaba hacer autostop a Perú.

«Lo llaman una colaboración, pero es sólo una forma elegante de cobrarle», dijo su hijo, Yurfran.

Los migrantes venezolanos que caminaban por la carretera que sale de la ciudad fronteriza colombiana de Cúcuta dijeron que pagaron tarifas de entre 1 y 20 dólares a los grupos que controlaban los cruces fronterizos ilegales, mientras que los que no tenían efectivo pagaban «donando» sus teléfonos móviles.

Captura de imagen Los trabajadores humanitarios brindan a los migrantes información sobre el camino por delante

David Smolanksy, el comisionado para los migrantes y refugiados venezolanos de la Organización de Estados Americanos, dijo que el cierre de fronteras podría tener consecuencias aún más graves para los migrantes desesperados.

«Estos venezolanos que toman los cruces ilegales se exponen al reclutamiento de grupos armados», dijo en conferencia de prensa. «También pueden ser secuestrados o asesinados».

Mientras tanto, el cierre de refugios ha sido particularmente duro para los migrantes que viajan con niños.

En Pamplona, ​​al menos 100 migrantes venezolanos duermen en las aceras cada noche, desafiando temperaturas nocturnas que pueden alcanzar los 5 ° C (41 ° F).

Captura de imagen Con los refugios cerrados debido a la pandemia, el viaje se ha vuelto más difícil, especialmente para quienes viajan con niños.

Algunos dijeron que habían estado varados en la pequeña ciudad durante días y que no se irían hasta que recibieran transferencias de dinero de familiares para comprar boletos de autobús. Otros esperaban para conseguir un transporte que los llevara más allá del Páramo de Berlín, una meseta ubicada a 4.000 m (1.300 pies) de altitud donde las temperaturas nocturnas pueden caer muy por debajo del punto de congelación y los migrantes corren el riesgo de morir por hipotermia.

Antes de la pandemia, había cuatro refugios a lo largo de la carretera de 120 km que sale de Pamplona, ​​sube a la meseta y desciende a la cálida ciudad de Bucaramanga. Todos ellos ahora están cerrados.


Esta carretera sube a una meseta helada situada a 4.000 metros sobre el nivel del mar «Si los refugios estuvieran abiertos podríamos tratar de caminar por el páramo», dijo Johan Guerra, un migrante de 42 años que viajaba con su esposa y su hijo de seis años y se le prometió trabajar en una granja de café cerca de Medellín. Llevaba tres días durmiendo en un pavimento de Pamplona.

Pero grupos humanitarios dijeron que desde que comenzó la pandemia ha sido difícil para los migrantes obtener cualquier tipo de ayuda.   «Algunos perciben a los migrantes como personas que podrían estar infectadas con coronavirus, por lo que hay más rechazo hacia ellos», dijo Giselle Pérez, una psicóloga que trabaja para un proyecto que ayuda a los migrantes y es financiada por Cáritas Francia.  Cada semana su equipo conduce por la carretera que sale de Pamplona y entrega bolsas con barras de energía, agua y equipo de clima frío.

Los migrantes con niños reciben mochilas que incluyen barras de energía, y algunos equipos para el clima frío «Es más difícil ahora para m …

Total visitantes:
20880

Total vistas de página:
45174

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *