Moralidad Universitaria

Les habla el Prof. Gerard Páez Monzón afiliado académicamente a la Universidad de Los Andes. Hoy 7 de junio del 2021 traigo este pensamiento:
alt

La Moralidad Universitaria

Gerard Páez Monzón

Quiero dirigirme a la moralidad humana con respecto a la moralidad innata del espacio que convivimos en las diferentes esferas de vida para que nos ayudemos a sanear y recuperar a la Universidad, al país.

Audio
Gerard Páez

De ULA e-commerce- A la ULA emergente.

Profesores y Alumnos.

El ruido del río de la Universidad e-commerce producto de las piedras tangibles donde profesores y alumnos convenían pagos por abrir asignaturas del programa de Estudio de las Carreras Universitarias se redujo a casi no oírse, por lo menos en la Facultad de Ingeniería. Este sonar de piedras debido a que Unos por la angustia de finalizar sus carreras y Otros por la angustia económica que se vive, pero ni unos ni otros tienen la razón de ese accionar en los predios denominados ‘Universidad de Los Andes’. Sabemos, hemos leído, que La Universidad no es un mercado libre de fariseos, es una Universidad con Consejos rectores para confrontar y dar soluciones a esas angustias y más realidades, en caso que se produjeran.

He aquí una muestra ejemplar como su propia gente unen consciencia con responsabilidad para recuperar el riel de la moralidad en su organización.   El Consejo de Facultad de Ingeniería de manera inmediata reaccionó al ruido del río comercial suspendiendo el inicio de su semestre especial hasta no lograr purificar el ambiente. No tardó un mes el Consejo de Facultad en resolverlo, hoy nos encontramos activos ya con el semestre AE2021 planeado sin traumas ni remordimientos, y con algún ruido aún tal vez, pero ya su decibel es de nivel de miseria. Se respira de nuevo aire de academia y ética en la Facultad gracias al liderazgo en acción del Consejo de Facultad de Ingeniería en pleno. Esta actitud es lo que nos hará crecer, no otra.

Secretaría de la ULA.

También la actividad de cobranza personal por obtener los requeridos papeles universitarios en la oficina de la Secretaría de la Universidad de Los Andes ha tomado un rumbo de anuncios por su propia gente para evitar que surjan de nuevo esas conductas idénticas a la de una alcabala de la casa militar chavista en carretera, tal cual. En toda sociedad comunista la conducta ilícita y corrupta son raíces que proliferan, aguantan y salpican a otros ambientes, a otras responsabilidades de manera subterránea para luego salir a flote como una enredadera mortal convirtiendo cualquier paraíso en un infierno social en corto tiempo, para muestra un botón llamado Venezuela.

Es a esto lo que debemos confrontar entre todos nosotros uniendo consciencias y hablar en voz alta en el medio para identificarnos y hacer fuerzas. Es importante ver como se reproducen estas alcabalas color aceitunas procubanas en la sociedad por una razón fundamental que es la presencia de muchos seres jefes dogmatizados en la codicia -quienes viven de la adulación, montados con hambre insaciable y mezquina  sólo para mejorar su mundo privado;  y no la presencia de seres líderes -quienes viven de principios y dignidad, montados siempre sobre la ejecución de estrategias para mejorar el entorno correspondiente, sin el perdón a la falla de ética de cualquiera de sus miembros.

Girando el barco hacia buen puerto.

Todo esto y nada de eso debe o debió suceder en nuestras Universidades Autónomas y en ninguna organización. Hoy el comunismo nos tiene revuelto en esta porquería de sociedad donde los principios y dignidad están enterrados. Es por esto que se vive en la vida reptiliana, en la viveza, en la apariencia, en la vestimenta. Es por lo que cae la sociedad entera rápidamente en suelo mercenario, casi desde su primer pedido.

La Universidad requiere de unos pocos para reponerla en su lugar, así como hizo el Consejo de Facultad de Ingeniería con su ruido interno. Para esto un primer paso es la auto-reflexión del Consejo Universitario, del Rector y del resto de las Autoridades Universitarias en todos sus niveles ante el cansancio de sus ejercicios -no el personal el Institucional, el vencimiento de sus responsabilidades -no el personal el Institucional, repito, la urgencia por mentes frescas en esas responsabilidades Universitarias ya es pedida a gritos hasta por las paredes de la Universidad.

No es producto de sus discursos iniciales la confusión de activar el protocolo reservado para recibir al Gobernador como máxima autoridad del Estado con cualquiera que se aparezca a las puertas de la Universidad que no cumpla con esa barra ética -es producto del agotamiento institucional. El mercado negro en la Secretaría de la Universidad -es producto del agotamiento institucional. La larga ausencia de la Vicerrectora Académica, algo que se hace ya insoportable y especialmente incomprensible, dejando acéfala a la Universidad de sus funciones in-situ -es producto del agotamiento institucional. El Consejo Universitario dando muestra de no tener mente clara al acceder a las solicitudes de todos sin razonar sus consecuencias -es producto del agotamiento institucional. Ni para entregar los datos del personal al régimen socavando la Autonomía de la Universidad -es producto del agotamiento institucional.

Tomando rumbo hacia la Unión de Consciencia de Todos.

Estos pocos, pero muy graves ejemplos muestran el agotamiento de las Autoridades, de las Organizaciones Universitarias, de su personal en cierta mesura. Es honorífico que los personajes den un paso a un lado y permitan la nueva fuerza de las estrategias para recuperar y hacer crecer a nuestra Universidad de Los Andes a los estratos de la funcionalidad y la excelencia de nuevo. Contamos con individuos de excelencia dentro y fuera de las Universidades. Es un tramo hacia adelante, no hacia atrás como pretende el régimen con su ley de universidades donde se puede resumir con un ejemplo equivalente a lo que llegarán a convertirse esas universidades del régimen donde la educación la discuten militares, colectivos, y cualquiera que exija su participación creyendo aún como individuos sin formación en que todos somos iguales. Es como si la educación de nuestros hijos en casa la discutiéramos con poder de decisión como cualquier padre con los que pasen por la calle del frente porque de nuevo, ‘todos somos iguales’.

Estas tres palabras “Todos somos iguales” es un termómetro para medir el grado de temperatura socialista que contiene en la sangre cada individuo.  La conexión a esa frase es manipulada por el comunismo como una trampa ‘atrapa-bobos’, aquí cae casi un 99% de la población, tal vez más. Cuando la frase es oída por un padre con respecto a su hijo y el resto de los niños en su clase vive y descubre la trampa, por un entrenador de fútbol con respecto a la estrella de su equipo y el resto del equipo vive y descubre la trampa, por unos accionistas con respecto al director ejecutivo y los empleados de la empresa viven y descubren la trampa, por Venezuela con respecto a un estadista y a un chofer de bus se vive y se descubre la trampa. Por último, cuando fue oída por los chavistas con respecto al Pensamiento Libre y su ‘patria, socialismo, o muerte’ viven la trampa, pero se esconden en sí mismo por vergüenza a la trampa en la que ya se encuentran presos sus mentes,  ….. pero su precio es bastante caro, para muestra un botón, Venezuela. No todos somos iguales, ni para Dios. No solo hablo de la incógnita después de la vida solamente, también de la vida aquí. Como me gustaría vivir bajo el agua, como me gustaría volar por estas montañas, pero no todos somos iguales. Es justamente el contexto lo que nos excluye a ser iguales, hablamos de estar en su elemento o no.

Siempre saldrá un resentido social con pancartas con la imagen del asesino che-güe-vara como aprendí a leerlo, piedras, y franela desteñida sin mangas gritando y repitiendo lo que vio en tves, que todas las personas tienen derecho a opinar por el simple hecho de ser parte de la Universidad, no importa si no es su elemento. Los pasos para atrás se dan por ahí, se construye una torre de Pisa donde la única diferencia con ese patrimonio universal es que éstas tienen más de 4° de inclinación desde su inicio y terminan en el suelo destruidas en pedazos, si no, miremos el país, las Universidades, cualquier ambiente que se vivió con alegría en el pasado, incluyendo los ambientes de ocio. Son sólo los individuos que viven en la sangre su elemento de Universidad los que saben qué hacer en una Universidad los que deben estar ahí sentados. Esos que pueden respirar bajo las aguas y volar sus aires en el elemento llamado Universidad los que debe ser una mesa rectora para revivirla.  Esto es lo que hace recuperar el nivel de excelencia en pocas semanas a una Universidad destruída como las nuestras. Y esto no es una hipótesis, es una teoría. 

Tengamos claro y tajante que el odio es un desperdicio y un inhibidor de fuerzas y de inteligencia. Es un momento de unirse, pero no unirse relajadamente agarrados de las manos como si estuviéramos en una sociedad de amigos donde no ha pasado nada, sino como en una sociedad de méritos conectados en consciencia por vivir el elemento de la moralidad del recinto, de la Universidad, del país cada segundo. Es unirse por sus capacidades para lograr avanzar en pasos exponenciales efectivos y cambios reales de inmediato. Este tiempo presente del chavismo que vivimos es una muestra de confundir incapacidad con odio, pertenencia con igualdad, las ganas de la Institución con las ganas personales. Ya sabemos entonces las consecuencias de permitir entrar a una mente depredadora a casa de seres ocupados en ser creativos y funcionales para mejorar el entorno porque esa mente está eternamente pensando en apoderarse de lo que no le pertenece. Pensar que sea odio al evitar, por un extremo, a un chavista con su conducta social y por el otro extremo a una persona con densidad humana pero sin cualidades para una mesa de decisión de creatividad, construcción, y productividad Universitaria es creer en verdad que todos somos iguales, y peor aún ser animal por repetir las historias conocidas unas atrás de la otra como perú, chile, españa, cuba, corea del norte, china, la ex-unión soviética, la alemania nazi, etc, y nosotros aquí en cubanzuela, viviéndola.

A la Ejecución.

Con la autonomía personal orientada a accionar en equipo integrado alrededor de la experticia podremos verdaderamente recuperar la autonomía de las Universidades, del país y llevarla rápidamente a su estado de salud y de luz. Somos mayoría y es nuestra marca temporal exigida por las generaciones siguientes sin esperar que nazcan o nos los exijan. 

Buenas noches.

Gerald

Gerard Páez Monzón

Profesor Universitario de la Universidad de Los Andes (Escuela Ingeniería de Sistemas y CEMISID) desde 1979, es: Bachelor of Electrical Engineering de Villanova University, Pa. EEUU, 1979. PostDoc en University of Toronto, Canadá 1992. Doctorado (1986) y Master (1983) de la Université Pierre et Marie Curie, París, Francia. Se desempeñó como Arquitecto de Microprocesadores en diferentes compañías de circuitos integrados, Silicon Valley, EEUU.1997-2004. – También ha desarrollado estratégicas académicas y culturales en la Universidad de Los Andes y la ciudad de Mérida, entre ellas Co-Fundador del Grupo radixPuntoEDU 2008 creador de la Estrategia Educacional RAIS, del Programa ULA-Startups. –  Actividad Ciudad ‘Rompiendo Coherencias’. Y es Fundador&CEO de la start-up Ignis Gravitas Inc

Total visitantes:
3372

Total vistas de página:
15677

Comparte esto en tus redes sociales ...
Share on Facebook
Facebook
0Tweet about this on Twitter
Twitter
Pin on Pinterest
Pinterest
0
2+

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *